Saltar al contenido

Formación

abril 16, 2014

ÁREAS DE FORMACIÓN 

FORMACIÓN EN VALORES

La formación del futuro oficial está sustentada en los valores de “Honor, Disciplina y Lealtad”. Para ingresar a la ESMIL, no sólo se necesita sentirse atraído por un uniforme o por la fama de ser hombres o mujeres fuertes, duros o temerarios; debe haber vocación, llevar en la sangre el amor a nuestra Patria, a nuestros ideales. La carrera militar exige más de lo que ofrece. Es una profesión de vocación de servicio, objetivos y metas; en la cual, se renuncia a una serie de comodidades a cambio de llevar con honor y dignidad un uniforme. Es luchar con tenacidad para ser una persona diferente, entregada y constante en el trabajo diario.

 

FORMACIÓN ACADÉMICA

La formación académica se desarrolla tomando como referente los objetivos que persigue nuestra institución y las necesidades operativas del Ejército.

El militar debe constituirse en un profesional íntegro, con un amplio conocimiento de la realidad nacional y su problemática, pues él se constituirá, a futuro, en el planificador y ejecutor de toda la programación tendiente a precautelar la seguridad, defensa y desarrollo del país.

Su perfil demanda la adquisición de conocimientos en base al Modelo Educativo con Enfoque por Competencias y a la malla curricular administrada por la ESPE;  reconocidos y validados por el CONEA para alcanzar los títulos de:

–  Subteniente de Arma, Técnicos y Servicios y Teniente Especialista.
–  Licenciatura en Ciencias Militares otorgado por la ESPE.

 

FORMACIÓN  MILITAR

La vida militar es sinónimo de esfuerzo, de trabajo y entrega desinteresada por los ideales de la patria, es por ello que el aspirante a cadete de la Escuela Superior Militar “Eloy Alfaro” debe estar motivado por una profunda vocación de servicio, que le permita asimilar toda la capacitación impartida.

Desde su ingreso, es preparado con un entrenamiento intenso y progresivo, con pruebas para medir su capacidad física, psicológica y moral, fomentar su decisión y valentía; aspectos que le formarán como un combatiente capaz de enfrentar y superar la dureza del combate y mantener en todo momento el liderazgo con el ejemplo de los repartos que comande.  

En el Primer Curso Militar, el Cadete recibe conocimientos teórico prácticos, que le permiten evolucionar paulatinamente desde su ingreso como joven bachiller, hasta convertirse en combatiente individual.

En el Segundo Curso Militar, se le entrena en conocimientos básicos de todas las armas individuales y de apoyo, ética y liderazgo militar, para que esté en capacidad de comandar repartos tipo escuadra de fusileros.

­El Tercer Curso Militar, permite que los cadetes estén preparados para comandar repartos tipo sección de infantería y/o similares.

En el Cuarto Curso Militar el cadete es preparado para comandar repartos a nivel pelotón o similares en cada una de sus armas y especialidades; además, es capacitado para desempeñarse como auxiliar en la Plana Mayor en las diferentes unidades y repartos militares.

Como parte de la férrea formación y capacitación militar, los cadetes realizan cursos especiales como son patrullas, combate en selva y paracaidismo, enfocando su destreza para fomentar y consolidar su liderazgo en el combate.

Los aspirantes a Oficiales Especialistas deben cumplir un entrenamiento básico de militarización de 6 meses, acorde a las exigencias del campo de batalla, para estar en condiciones de apoyar de mejor manera con sus conocimientos al cumplimiento de las misiones impuestas de acuerdo a su especialidad profesional.

 

ENTRENAMIENTO FÍSICO – MILITAR

La capacidad física es de mucha importancia en la profesión de las armas, ya que el oficial del Ejército debe estar en las mejores condiciones para poder desenvolverse en el combate, puesto que esta carrera es de entrega y de alto esfuerzo físico. Para lo cual se deben cumplir los siguientes objetivos: 

­Prevenir y mantener la salud física, mental y social del Cadete, permitiéndole alcanzar condiciones óptimas de desempeño, compatibles con las prácticas profesionales.

Desarrollar, prepararle para el combate y liderar al personal con el ejemplo.

Formar deportistas de alto nivel.

Cooperar en el desarrollo de las cualidades morales, psíquicas y profesionales.

El entrenamiento físico militar deportivo que reciben los cadetes varones está basado de actividades físicas regulares y controladas dentro de un proceso pedagógico orientado a alcanzar la serie de objetivos trazados.

En el caso de las cadetes mujeres se lo realiza con una planificación particular y respetando sus condiciones fisiológicas, con la finalidad de cumplir con eficacia las exigencias de la vida militar.

En forma conjunta los cadetes participan en todas las actividades deportivas, debido a que la Escuela Militar interviene con éxito en las diferentes disciplinas deportivas en torneos nacionales e internacionales, como son:

–  ­Inter Universidades.
–  ­Inter Escuelas Militares.
–  ­Campeonatos abiertos nacionales.
–  ­Sudamericano de Cadetes.

Las disciplinas deportivas que se practican son, entre otras: ­Pasos de pistas militares, Gimnasias militares, Gimnasias Olímpicas, Pentatlón militar, Andinismo y escalada, Esgrima, Básquet, Atletismo, Natación, Fútbol, Ciclismo, Voleibol, Tiro, Triatlón, Box, Halterofilia, Aeróbicos, Equitación, Artes marciales, Deportes extremos.

 

ESPECIALIDADES MILITARES

Las Armas, Técnicos, Servicios y las Especialidades militares son aquellas que la Fuerza les asigna.

– ARMAS: Infantería, Caballería Blindada, Artillería, Ingeniería, Comunicaciones, Inteligencia Militar y Aviación del Ejército.

– SERVICIOS: Intendencia, Material de Guerra y Transportes.

– ESPECIALISTAS: Sanidad, Justicia y Comunicación Social.